ISLAS MÍTICAS Y SAMANÁ

¿Alguna vez has ido al encuentro del mar y al ver sus olas romper en la orilla, te has preguntado sobre los misterios que esconden sus inmensas aguas y entre sus escarpados arrecifes? 

Esta pregunta, por más etérea que parezca es realmente un dilema que ha persistido a lo largo de toda la historia, definitivamente: Donde se mezclan la realidad con la fantasía ¿Cómo no pensar en el enigma que encierra el mar si sus aguas han estado presentes desde el mismo orígen del universo? Siendo así testigos, confidentes y protagonistas de cada asentamiento, de cada ciudad,  de cada hecho histórico que se haya dado desde antes de que existiéramos. 

El agua tiene una importancia innegable para nosotros, no sólo biológicamente, porque estamos compuestos de un sesenta por ciento de este líquido, sino también en el desarrollo de nuestras sociedades. Así lo demuestran los primeros acueductos que datan del año 700 a.C. construidos en la ciudad mesopotámica de Asiria.  Por esta razón, es natural que en todos los rincones del planeta, las leyendas marinas se hayan extendido en el tiempo. 

Monstruos marinos plagan estas historias. Desde el Kraken de la mitología escandinava; hasta las sirenas, protagonistas de famosas  historias de desamor conocidas de manera extendida a través del séptimo arte. También están los kappas, ogros de los ríos típicos del folklore japonés;  y es que, realmente las criaturas que tienen una conexión con las diferentes formas de agua nos dan mucho de qué hablar.

 Poulpe Colossal, Pierre Dénys de Montfort, 1810.

Pero no son los monstruos lo único que ha puesto en vilo a tantos pescadores, habitantes de pueblos portuarios o exploradores con ansias de encontrar mundos desconocidos. Para los mismos navegantes, las islas eran un misterio capaz de cambiar el curso de sus rutas marítimas.  

La evidencia de esto se encuentra en sus múltiples mapas y bitácoras de viaje. 

Islas que aparecen y desaparecen, islas con civilizaciones poderosas pero terriblemente tímidas, islas con animales fantásticos y recursos comparables con una utopía… todas estas posibilidades eran plausibles en los tiempos de antaño.

Estos territorios donde el imaginario permitía llegar a extremos, son el medio perfecto para contar historias de ensueño o verdaderas pesadillas.

Un claro ejemplo de  islas que son el lugar mágico de sociedades utópicas, son las míticas Islas Afortunadas de los griegos, donde los mortales pasaban el tiempo bebiendo y jugando sin ningún inconveniente. También se asemeja la Planicie de la Miel, la isla irlandesa descrita como un paraíso donde las deidades paseaban tranquilamente, y sólo los más atrevidos aventureros llegaron a visitar  sus costas.

Estas historias llegaron a estar plasmadas en los mapas medievales, como si de islas reales se tratasen. Pudieron ser un simple invento para que los exploradores  las  recordarán en honor de los patrones que fundaron esos viajes, o bien pudieron ser una ilusión óptica, o tal vez producto de malos cálculos, lo cierto es que ese misticismo dejó huellas que no se desvanecieron en la arena con el romper de las olas en la orilla.

ANTILLIA

Entre estas islas misteriosas, podemos resaltar a Antillia, que fue conocida como la Isla de las Siete Ciudades. Antillia fue un fenómeno cartográfico del s. XV que se decía estaba hacia el Oeste de la Península Ibérica, cuyas leyendas son inspiración para explicar esta anomalía. Se decía que la isla estaba relacionada con los siete pastores visigodos y sus feligreses, que huyeron de la conquista musulmana en el s. VIII. En Antillia, los siete pastores establecieron siete asentamientos y nunca buscaron regresar a sus tierras natales. 

Lo más peculiar de esta isla es que se encuentra en los recuentos de los marineros, que decían verla a lo lejos, pero la tierra desaparecía cada vez que intentaban acercarse. España y Portugal llegaron a disputarse este territorio incierto, por la suposición de que sus playas contenían minerales valiosos. A finales del siglo XV, las referencias de Antillia fueron desapareciendo de los mapas por los avances que se habían logrado en la cartografía del mar Atlántico, sin embargo, Antillia sirvió de musa para así llamar, a las Antillas Españolas.

ATLANTIS

¿Sabías que la leyenda de Atlantis comenzó como un escrito del filósofo Platón? Según sus textos, la isla se encontraba al oeste de “los Pilares de Hércules”, en el Océano Atlántico. La leyenda describe a Atlantis como un lugar pacifico pero imponente, y su desaparición se debió a un fuerte terremoto que los dioses desencadenaron como castigo. 

Atlantis: The Antediluvian World, Ignatius Donnelly, 1882.

Es curioso, que aunque muy probablemente se tratase de una creación imaginaria de Platón, la humanidad ha intentado tantas veces encontrar Atlantis, incluso ha sido inspiración para otras creaciones fantásticas y creativas. Algunos arqueólogos asocian la isla Minoica de Santorini, al norte de Creta, con Atlantis, ya que esta colapsó hacia su centro luego de una erupción volcánica y consecuente terremoto alrededor del año 1500 a.C.

HY-BRASIL

Antes del Brasil del continente Americano existió una isla conocida como Hy-Brasil, proveniente del folklore irlandés.  En gaélico, Hy-Brasil quiere decir Isla de los Bendecidos, y esta misteriosa isla llegó a estar dibujada en los mapas marítimos. 

Similar a Atlantis, esta isla se describe como un lugar utópico donde la inmortalidad era totalmente posible. Se le atribuyen estas características mágicas como parte del dominio de Breasal, Alto Rey del Mundo, quien es parte las leyendas irlandesas, correspondiente al siglo I o II a.C. y se decía que este rey traía a su corte a la isla cada siete años; el mito dice que la isla estaba a la merced del Rey Breasal, y sólo era visible cuando su corte estaba en plena marcha.

Hy-Brasil apareció entonces, en los mapas del cartógrafo genovés Daloroto, en 1325. Se le mostraba como una amplia isla al sudoeste de Irlanda, bifurcada por un río. 

ISLA DE SAN BRANDÁN

San Brandán, o Borondón, fue un importante monje irlandés del siglo VI del que se escribieron relatos de sus viajes marítimos en busca de la Tierra Prometida, «Navigatio Sancti Brendani», entre el siglo X y el siglo XI. La isla que lleva su nombre, según los textos, se encontraría al Norte de África, posiblemente cerca de las Islas Canarias, pero se ha especulado que dicha isla podría tratarse de Terranova, Canadá. De ser cierto, San Brandán sería el primer europeo en llegar al continente americano. Es posible que los múltiples recuentos de estos viajes y el encuentro con la isla hayan servido de inspiración para Cristóbal Colón.  Avistamientos de la isla se reportaron hasta el siglo XVIII.

Carte de la Barbarie de la Negritie et de la Guinée, Guillaume Delisle, 1707.

SAMANÁ

Y pues, al hablarles de estas diferentes islas misteriosas y su procedencia, no podía faltar la «presque-isle» de Samaná, pues así apareció en los mapas franceses y españoles, separada de La Española por un canal, durante un largo tiempo, alcanzable a través de botes, ya que Samaná estaba rodeada de agua hasta aproximadamente el siglo XIX.

Isle de Saint Domingue, Bellin, Jacques Nicolas, 1703-1772.

El hecho de que Samaná en un momento de su historia hubiese sido una isla, deja mucho a la imaginación. Se dice que el pirata Francis Drake usó ese pequeño canal para tomar a sus víctimas por sorpresa.

Y no es de extrañar, que la región de Samaná tenga tantas historias relacionadas con los piratas y los barcos hundidos de aquellas costas, como sucede con Joseph Bannister y su barco el Golden Fleece, cuyos artefactos pueden ser vistos en el Museo de las Atarazanas Reales (MAR). 

Nos gustaría escuchar tu opinión sobre estos misterios y saber, para futuras entregas, cuáles historias has escuchado sobre los piratas de la colonia.

¿Te atreves a sumergirte con nosotros? 

Una respuesta a “ISLAS MÍTICAS Y SAMANÁ”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: